Cuando habla la luz

Marzo del 2019 y la Ciudad de México se viste de fotos;  dos de los más emblemáticos Museos capitalinos; dos palacios; Bellas Artes, e Iturbide, exhiben en sus salones a dos grandes de la fotografía.

“Brassaï. El ojo de París” en la catedral del arte en México, recién inaugurada y, ya próxima a la clausura, la Iturbide (Graicela) en Iturbide (el Palacio), con la muestra “Graciela Iturbide: Cuando habla la luz”, ambas son una verdadera gozada para cualquier mortal y casi el paraíso para quienes la fotografía es pasión y que de repente ralla en vicio.

La Iturbide @ Iturbide | Nuestra Señora de las Iguanas

Ella; quien dice que su cámara es el pretexto para conocer la vida, el mundo, las culturas, quien proyecta con sus imágenes ese mundo relativamente cercano como es la diversidad de nuestro México y va más allá, a la India, Italia o los Estados Unidos. La mas grande fotógrafa de nuestro tiempo en México, muestra en el Palacio de Iturbide una exposición que sin ser una retrospectiva, es un viaje a los distintos temas que la han movido por ya más de cuarenta y cinco años y donde se ven los conceptos recurrentes de la artista; retratos y autorretratos,  lo divino y lo mundano, desnudos, la muerte, la vida, geometrías y realidades, los pájaros y otros bichos, en fin, la esencia misma de su oficio de fotógrafa.


La Iturbide @ Iturbide

Podría pararme a describir las imágenes, el criterio de la curaduría o la temática de la exposición, pero no, eso se lo dejo a los investigadores.

La secuencia de imágenes que aquí se exponen y de la manera como han sido agrupadas me ayudan a contrastar, (toda proporción guardada), con mi oficio de fotógrafo y con ello poder ajustar, corregir o modificar, darme cuenta de mis aciertos y aceptar mis errores y poder enriquecer mi lenguaje visual, ese vocabulario que utilizo y que como siempre he dicho: Grabar en la luz, no el mundo que es sino el que imagino.

“Cuando habla la luz”. detona en mi más pasión por el arte y por las imágenes y, como eterno curioso, recorro la exposición tratando de ver más allá de lo que cuelga en los muros, tratar de encontrar ese mundo que se refleja en mi memoria.

La Iturbide @ Iturbide | La exhibición
Anuncios

Volver a empezar

No saber cuando se puede empezar; instantes eternos que busco regresar; encontrar la

JLM A0001_4
Cabo Rojo | Laguna de Tamiahua, Veracruz México 

corriente que me regrese al mar; solo hay que dejarse llevar, soñar, desear, amar es un juego de azar; no saber donde puede acabar; o volver a empezar.

Es tan largo el amor y tan corto el olvido diría Neruda, yo solo quiero volver a empezar.

De Chinacos y Chinas | apuntes de viaje

Decimononico atuendo de mexicana tradición, pa reventarse un jarabe con enérgico zapateado. El Chinaco y Ella China; camisa de algodón bordada el, con hilos de fina seda, jarana “panza de burro”, botas y espuelas de plata. Enagua de vivos colores de seda bordada, la China bien ajuareada, las trenzas con sus listones, a juego con el rebozo, corpiño de escote amplio y cenefa, zapatos de raso calzaban.

 

 

PINTURA TAURINA EN MÉXICO | parte I

Los Toros, como toda manifestación artística se entreteje con otras artes; música, poesía, pintura.

JLM B 086
CARLOS RUANO LLOPIS | Charro y Manola | óleo sobre tela | 105 x 90 | colección particular

Si la vocación del toreo es la representación del movimiento de una manera plástica en donde toro y  torero, en esa danza armoniosa trasmiten al tendido a base de distintos matices, con leves y elegantes movimientos los pases que se convierten en detalles de fluidez y se reflejan en olés y aplausos del respetable, le toca al pintor taurino el trasmitir lo mismo en el lienzo a base de lineas, manchas, colores; luz y sombra que salen deesde el pincel.

 

Detener el tiempo, ese instante, provocar en nuestra imaginación el completar el lance, ese pase, ese sentimiento que se quedo vibrando en el tendido y que la pasión de los testigos oculares platicara hasta la saciedad, queda inmortalizado en el trazo, ese boceto o aquella pintura.

Son los años 30´s y en México se forja la época de oro del toreo con grandes figuras como las de Silveti, “Armillita”, “El Soldado”, Pepe Ortíz, Lorénzo Garza, Fermín Rivera, por mencionar tan solo un manojo.

JLM B 087
CARLOS RUANO LLOPIS | Salida | óleo sobre tela | 123 x 82

Es entre Juan Silveti y Armillita quienes animan en su estancia en España al ya para entonces reconocido cartelista y pintor taurino Carlos Ruano Llopis , alicantino de nacencia y valenciano de residencia, a que cruce el charco y venga a México donde monta una exposición y alcanza rotundo éxito, es el año 33. Para 1934, con la muerte de su madre y al recordar la gran experiencia de su reciente estancia en México, decide traer lienzos y pinceles y establecerse en esta ciudad.

 

AQUI EN LO BAJITO

Vengase comadre aquí a lo bajito, va a ver que se pone bien bonito. Ande comadre, deje de platicar con aquel güerito.

Vengase comadre un ratito. Que le parece comadre si mandamos al compadre a la Roqueta; ahí el sol si que aprieta.

¿Que pues comadre?  ¿Como anda uste aqui en lo bajito? ¿Quiere que le ponga su llantita? Perdón comadre pero no le entra en esa cinturita.

¿Que le parece una untadita? de este aceite no, pues si que aprieta.

Mejor vamonos a la sombrita y le dice a la Nancy que se traiga una cervecita; bueno, mejor una Caguama pa que dure hasta mañana.

¿Oiga comadre?, por cierto, ¿Que fue pues del compadre?

NotaAplique al texto acento costeño

Javier LópezMorton | photo
AQUI EN LO BAJITO | Javier López Morton | photo | Puerto Marques

Solo para el que se atreve

Los espacios evocan; ver un mueble o un objeto de diseño del Siglo XX nos pueden llenar de distintas sensaciones; llevarnos a nuestra tierna infancia, probablemente a los 60´s escuchar en nuestra imaginación el tocadiscos de la consola de la sala con música de Burt Bacharach y Dionne Warwick tocando “I say a little prayer for you”;  risas de los adultos preparándose un highball en medio de humo de cigarro; sala vanguardista de Van Beuren, iluminación que sale de exóticas lámparas de cristal de Murano, reflejos de altos chongos y gafas felinas en un espejo diseñado por Arturo Pani.

JLM B 351

Esta evocación de sentimientos y recuerdos los tendrá el próximo 24 de junio en Morton Subastas cuando salgan a la venta más de dos cientos muebles, lámparas y demás objetos  de los más variados diseños del siglo XX; subasta cuidadosamente curada para todo aquel ser sensible que tenga la fortuna de que se le ponga chinito el cuero al ver diseños de Mies van der Rohe o Florence Knoll alternando mano a mano con piezas y objetos de Don Shoemaker, Frank Kyle, Pepe Mendoza o Arturo Pani.

JLM B 360Cromo, cuero, cristal, latón; materiales que se mezclan con texturas lisas, líneas continuas que se llenan  de colores contrastantes; azul, naranja, blanco y negro, aplicados a la más variada selección de sillas, sofás, candiles, consolas, lámparas de pie, objetos diversos, todo gracias a la imaginación de reconocidos arquitectos y diseñadores o anónimos creadores, piezas que piden ser devueltas a la vida de ambientes eclécticos por personas que como usted se atreven a darle carácter único a su espacio vital.

Prepárese pues ese Highball con mucho hielo mientras, ponga un poco de música del buen Bacharach  mientras entra a la página de mortonsubastas.com para revisar el catalogo en línea y escoja esa pieza que lo llevara a ese lugar que le hará evocar distintas emociones.

Javier López Morton

Gracias TOTALES

Es de muchos conocido mi gusto por el arte; pasión que puede llegar a obsesión, incluso cierta debilidad que puede alcanzar un tinte quizá de pecado capital.

Es difícil entender el Arte sin Historia, ese marco de referencia, ubicación en el tiempo, punto geográfico, anécdota, leyenda, esos elementos que nos llevan a imaginar el por qué, el cuándo, el quien y para quien se creara esa pintura, escultura o ese objeto de arte. Que se olía, que se respiraba, que pasión e ilusiones llevaron a esas mentes y manos creadoras a hacer que esa pieza sea objeto de que perdurara en el tiempo y no haya caído en el olvido.

En este oficio de marchante son pocos los momentos que se puede invertir para rascar en el polvo del tiempo para descubrir y descifrar todo lo que pasa por nuestras manos, es por eso que cuando aparece ese experto, ese ser apasionado que nos ilustra e ilumina de ese tema específico lo escuchamos con seria atención.

JLM B 218
Abraham Villavicencio | curador del MUNAL | Javier López Morton photo

Son deliciosos esos momentos cuando se escucha a alguien que con gran sencillez y elocuencia nos puede platicar con una profundidad de conocimiento sobre un tema específico. Eso fue lo que experimentamos una pequeña audiencia para aprender de todo lo que rodea esa  importante obra ejecutada por el maestro Juan Carreño y Miranda, el retrato de aquel hispánico rey “hechizado”, Carlos II.

No repetiré la charla que nos diera Abraham Villavicencio, emérito curador de quizá el más importante museo de arte en México, el MUNAL, lo que me interesa destacar es lo sencillo que parece el mantener un monologo con tono casi de sobremesa por casi una hora en un silencio casi sepulcral a ese grupo de amantes del arte y curiosos por la historia. Esto solo tiene una explicación; pasión por el Arte que es lo que seguramente mueve a Abraham a observar, aprender y luego trasmitir en su quehacer de curador e investigador. Tremendamente joven, profundo conocedor de hechos, fondos y formas de todo aquello que envuelve una obra de arte.

Quiero dar gracias a todo ese grupo de iluminados de conocimiento, cada uno en su área de especialidad que andan tras bambalinas en nuestro quehacer diario en la Casa de Subastas cuyo último afán es el de que esas piezas brillen con luz propia y llamen la atención a aquellos coleccionistas que ayudan a preservar el rico pero limitado acervo que tenemos el privilegio de sacar al mercado, diría Cerati; gracias totales.